¿Cuáles son las formas de adquisición de una Oficina de Farmacia?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

Son conocidos los miedos a los que se enfrentan los farmacéuticos a la hora de adquirir la “botica ideal”, sobretodo si son primerizos y no tienen el respaldo económico suficiente para encarar una operación de este calibre. Por ello, es necesario estar en conocimiento de las opciones que se nos presentan, valorando uno de los aspectos que marcarán el tipo de farmacia a la que podremos acceder, la forma de adquisición del que va a ser nuestro medio de vida.

Como ya comentamos en artículos anteriores, a la hora de plantearnos la compra de farmacia tendemos a dibujar lo que sería una inversión ideal, que en la mayoría de los casos supone gozar de determinados conocimientos empresariales y condiciones económicas a las que no tenemos acceso. Dichas dificultades no suponen una restricción a la compra sino que, en ese punto es cuando debemos evaluar las opciones a nuestro alcance para conseguir dicho objetivo de inversión.

Así, en este punto son dos los caminos que se nos presentan hacia esa compra ideal: aplacar nuestras expectativas y apostar por una botica en base a nuestro perfil de compra de forma autónoma, afrontando el proyecto como una vía a medio plazo con el que poder crecer y madurar para en un futuro poder alcanzar ese modelo de farmacia “ideal”, o apostar por la adquisición en sociedad que nos permitirá el acceso a una oficina de farmacia de mayor volumen, localizada en un núcleo urbano próxima a servicios primarios como colegios o centros sanitarios.

Particularidades de forma

La legislación en materia de Ordenación Farmacéutica limita la propiedad de una licencia de explotación a la persona física Licenciada en Farmacia. En general, existen dos formas de adquisición:

1. Titularidad única, es la forma de adquisición más común en este tipo de negocio, llevada a cabo bien por profesionales que quieren cambiar su farmacia por otra de mayor facturación o ubicación, o por farmacéuticos que disponen de cierto capital y la financiación necesaria para hacer frente a la compra de una farmacia media.

2. Copropiedad. Por otro lado existe la posibilidad de compartir la propiedad mediante la cotitularidad de dos o más personas, fórmula común para acceder a la compra de oficina de farmacia para los titulados que no cuenten con el patrimonio suficiente. Asimismo, la copropiedad puede constituirse mediante:

  • Comunidad de Bienes (C.B). Existe cuando la propiedad de una cosa o derecho pertenece “pro indiviso” a varias personas. La C.B se da cuando, al menos dos socios comuneros (así se denominan a los autónomos que participan en esta comunidad) firman un acuerdo privado por el que se rige la titularidad de esa cosa o derecho pro indiviso, y donde se indica la actividad a la que se va a dedicar el negocio, las aportaciones y el porcentaje de participación de cada socio, como se van a usar los bienes en común y como se administrarán.
  • Sociedad Civil Privada (SCP). Contrato de colaboración mediante el cual dos o más personas se obligan a poner en común bienes o dinero (llamados socios capitalistas), trabajo o industria (llamados socios industriales) con ánimo de repartir entre sí las ganancias. Estas Entidades se convierten en titulares de la explotación de la farmacia por lo que se les permitirá obtener un beneficio procedente de la explotación conjunta del negocio. Para su constitución es necesario realizar los siguientes trámites:

-Acuerdo Privado. La creación de una Comunidad de Bienes o Sociedad Civil puede constituirse a través de un documento privado, salvo que se aporten bienes inmuebles.

-Alta en Agencia Tributaria. Una vez firmado, deberá oficializarse a través de la Hacienda Pública de la Comunidad Autónoma  correspondiente y presentarlo ante la Hacienda Estatal, que le otorgará el número de identificación fiscal.

-Régimen de atribución de rentas. Estas entidades tributan en el IRPF como agrupación, y se atribuirán a los socios las rentas generadas con arreglo a la normativa.

-Salarios. El salario que se impute internamente a los condueños no será fiscalmente deducible para la entidad, pero si tributará en la persona.

SONIA GARCÍA ÁLVAREZ-ACMFarma, Expertos en Gestión Patrimonial de Oficinas de Farmacia




Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies