1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Existen una serie de partidas del gasto muy habituales entre los titulares de farmacia que generan algún tipo de duda por el grado de afectación de estos a la actividad profesional. Las dudas surgen cuando debemos justificar el uso de una partida a la actividad empresarial, ya que Hacienda cada vez es más exigente en cuanto a los requisitos que como declarantes debemos cumplir. Concretamente, en este artículo intentaremos esclarecer los requisitos y condiciones que debemos tener en cuenta a la hora de deducir el uso del teléfono móvil como parte del gasto de nuestra botica.

Así, para que un teléfono móvil sea fiscalmente deducible debe estar afecto a la actividad profesional de nuestra oficina de farmacia, es decir, que su uso debe enmarcarse en la actividad económica de la farmacia y no para fines personales. En relación a esto último, si únicamente se posee una línea de teléfono el fisco nos permitirá imputar el 50% de dicho gasto al considerar que una parte se destinará a uso personal (justificando así el otro 50%). Este es el punto en el que debemos plantearnos la posibilidad de disponer de dos líneas de teléfono, destinando así uno a la actividad profesional y el otro para fines particulares (especialmente si el gasto por llamadas profesionales es elevado).

De este modo, si se cumple el requisito principal “la afectación del uso a la actividad económica“, la compra del aparato se considerará inversión tecnológica en equipos electrónicos y se contabilizará como inmovilizado material. La amortización de un equipo electrónico se puede realizar por un periodo máximo de 10 años, según las tablas oficiales de amortización lineal, y uun coeficiente lineal máximo del 20%.

Captura

Atendiendo a la antiguedad del equipo, si el móvil afecto a la actividad de la farmacia es nuevo y su valor unitario no excede de 300 euros, hasta el límite de 25.000 euros referido al período impositivo, se podrá amortizar libremente (tiene un período máximo de 10 años). En cambio, si excede de 300 euros podrán dividir el coeficiente mínimo por la mitad y amortizar los equipos electrónicos en el periodo de dos años y medio a diez años (Art. 12 de la Ley del impuesto de Sociedades).

SONIA GARCÍA ÁLVAREZ-ACM Farma, Expertos en Gestión Patrimonial de Oficinas de Farmacia




Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies