1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La retribución variable es un incentivo que se le otorga al equipo de trabajo a consecuencia de la facturación positiva en la oficina de farmacia. No es habitual que este tipo de sistema se implante en las boticas, ya que, el empleado recibe, por normal general, un salario fijo y regular, establecido muchas veces por un convenio colectivo de la actividad a la que pertenece la empresa.

Pero a pesar de que esta forma de pago es la más generalizada en el sector, también se puede implantar este sistema que muchos afirman, son más motivadores para el personal.

Por lo tanto, dentro del salario del farmacéuticos, podrían existir diferentes cantidades estipuladas en la nómina, por un lado el salario fijo mensual, que es la cantidad fija que se pagaría al mes y la retribución variable, que iría en función de lo que el propietario estipularía en función de los objetivos marcados.

El sistema de retribución variable puede establecerse a todos los trabajadores, a sólo un colectivo o, incluso a un solo empleado. Se ha comprobado que este tipo de sistema mejora los niveles de venta y motivan al empleado/s. Pero para poder ponerlo en marcha es imprescindible establecer una serie de puntos y redactarlos en un documento para que las partes implicadas estén al tanto de los objetivos y beneficios que se pueden alcanzar con dicha retribución. 

En el documento es imprescindible establecer:

  • Objetivos: coherentes conforme al negocio.
  • Método de evaluación de objetivos:  Establecer metas de venta o importes a alcanzar.
  • Tipo de retribución: especificar el tipo de retribución a recibir por lograr dichos objetivos. 
  • Formas de pago: Establecer un pago periódico, puede ser mensual, trimestral, semestral o incluso anual. En el caso de retribuciones individuales, se puede incrementar la nómina con un plus de productividad. Para empresas completas, también existe la opción de participación en los beneficios, que suele ser habitual cuando se hace un cierre de cuentas de la empresa.
  • Reuniones periódicas: para restablecer objetivos, posibles cambios de productos que se quieran primar según época del año, etc. Se recomiendan reuniones semestrales para abordar que requisitos se tiene que cumplir, cómo se está llegando a ellos y poder tener una visión global de sistema.

En cualquier caso, lo importante, es que prime la transparencia y que se establezca un acuerdo conforme a las partes.

Acmfarma-Gestión Patrimonial de Oficinas de Farmacia, contáctenos en: www.acmfarma.com

 

 

Adriana Álvarez Riveiro




Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies