1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Como venimos diciendo, la compra y venta de una oficina de farmacia es un proceso complejo que requiere de un diseño exhaustivo y claro de la estrategia de inversión, y más si se trata de una operación de compra-venta cruzada. Varias son las combinaciones que se pueden dar a la hora de enfrentarnos a una decisión de este tipo, tantas combinaciones como situaciones propias y ajenas a nuestra voluntad intervengan en la toma de decisiones. La capacidad económica, el acceso a la financiación, la experiencia en el sector o la capacidad de gestión, son algunos de los factores que condicionará nuestra decisión de inversión final.

Una de las combinaciones posibles que suele darse, cada vez con más frecuencia en el mercado de la compra-venta de oficinas de farmacia, es la transmisión cruzada. Este tipo de operación consiste básicamente en el intercambio, de una botica en funcionamiento por otra que nos reporte mayores beneficios y comodidades, es decir un puente para alcanzar la que sería “nuestra botica ideal”.

Este tipo de operaciones tiene cada vez más aceptación entre los profesionales de farmacia comunitaria, pues el cambio de visión del negocio farmacéutico está evolucionando hacia un modelo de inversión más segura y rentable a largo plazo. Como apuntábamos en el anterior artículo , lo ideal es que el profesional que desee adquirir por primera vez una botica y no disponga de los recursos financieros y experiencia profesional necesaria, deba centrar su búsqueda en esa oficina de farmacia que le sirva como trampolín, permitiéndole absorber toda la experiencia y fluidez como empresario y que le sirva a su vez como vía de ahorro, capacitándole económicamente.

¿En qué consiste?

Para llevar a cabo una operación de venta cruzada, es necesario elaborar una estrategia acorde a nuestra situación (laboral, personal, económica, etc) y medir muy bien los tiempos, ya que de lo contrario podríamos vernos inmersos en una situación delicada y comprometida económica y administrativamente. Así, para este tipo de operaciones suelen darse tres situaciones:

  1. Acordar la nueva compra de farmacia y luego vender la nuestra
  2. Transmitir nuestra farmacia y tras su cobro, iniciar la búsqueda para una nueva compra
  3. Coordinar ambas operaciones: al mismo tiempo que buscamos una farmacia para invertir, buscamos vendedor para la nuestra

La primera opción y la más popular, es la de iniciarse en la búsqueda de una oficina de farmacia que reúna todas aquellas preferencias y, una vez apalabradas las condiciones para su compra, intentamos vender la farmacia propia a un precio que cubra o se aproxime al máximo a la compra de la nueva. Esta forma de proceder conlleva una serie de dificultades sobre todo en tiempo ya que, una vez apalabrada la compra del nuevo negocio disponemos de un tiempo acotado para la venta de nuestra botica. Otra de las dificultades que presenta esta opción es la del precio, ya que tendemos a reducir los riesgos ajustando el precio de venta de nuestro negocio al máximo, lo que añade más tensión entre las partes y deja poco márgen a la negociación. Esta situación hace que por un lado se incrementen los plazos para la venta y por otro, que la búsqueda del inversor ideal se haga más difícil.

En la actualidad la existencia de esta cautela viene motivada, como decimos, por la dificultad en el acceso al crédito mientras que, en la época anterior a la crisis económica esta reserva tenía origen básicamente en el exceso de demanda y la escasez de oferta.

La segunda de las opciones hace honor al refrán: “más vale pájaro en mano que ciento volando”, y es que la alternativa de esperar a tener el “dinero neto” en el bolsillo es la más cómoda, segura y atractiva, de cara a embarcarse en una nueva inversión, pero no la más ideal o rentable desde el punto de vista económico. Como toda operación conlleva sus riesgos, y en este caso radica en los plazos de compra-venta. Para este caso debemos tener en cuenta que el mercado de la compra-venta es muy sensible y una noticia económica, política o cambio en el sector rebotará directamente en los precios, pudiendo hacer que estos se incrementen. Así, si la compra de la nueva botica se hace en un plazo relativamente corto, no le daremos tiempo a que la reacción del mercado afecte a nuestra inversión. Por el contrario, si pasa mucho tiempo correremos el riesgo de que los precios se incrementen, menguando así nuestra capacidad financiera (nos tendremos que endeudar más de lo previsto).

Por último, nuestra recomendación reside en la última de las opciones, coordinar las operaciones de compra-venta de forma responsable y medida. Esto quiere decir que, debemos tramitar ambas operaciones tratando de equilibrarlas. Tasado el fondo de comercio de nuestra botica y nuestro patrimonio, ya disponemos de un márgen de maniobra con el que poder negociar tanto la compra como la venta. Actualmente, tal y como está el mercado, ésta es la opción que evita grandes riesgos económicos y administrativos.

SONIA GARCÍA ÁLVAREZ-ACMFarma, Expertos en Gestión Patrimonial de Oficinas de Farmacia




Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies