1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Para un titular farmacéutico es primordial vigilar y cuidar la salud de los demás, pero no debe olvidarse de proteger la salud de su propio equipo. Cuando nos hablan de la necesidad de formar a nuestro equipo en materia de riesgos laborales, inconscientemente lo relacionamos directamente con en el sector de la construcción o industrial. Pero lo cierto que, la botica entraña una serie de riesgos e inseguridades que, cuanto menos, debemos conocer.

Prevenir situaciones de riesgo aparentemente improbables como intoxicaciones, caídas o actuaciones incorrectas, es fundamental para la propia supervivencia de la farmacia. Por ello, creemos que se hace necesario prevenir y tener presentes las posibles amenazas existentes para el propio personal. Además de recomendaciones para el correcto cumplimiento de la normativa de Prevención de Riegos laborales en la farmacia comunitaria.

¿Qué riesgos entraña una oficina de farmacia?

Los peligros y amenazas a los que el personal de farmacia se enfrenta en su día a día son:

  1. La higiene y el medio ambiente:
  • Los relacionados con preparados oficinales y fórmulas magistrales (comer, fumar, prácticas antihigiénicas, ropa inadecuada a los tipos de preparación, utillaje en mal estado etc…)
  • En relación a agentes químicos (productos de limpieza no adecuados, contacto de sustancias con la piel, no utilizar guantes, etc…)

      2. La ergonomía:

  • Los relacionados con la postura en el trabajo (posturas inadecuadas, uso intensivo del ordenador, etc…)
  • Los relacionados con la manipulación de cargas (alzado, transporte, movimiento de cargas, etc…)

     3. La Seguridad:

  • Los relacionados con el almacenamiento .(mala organización del almacén, mala ubicación y organización de estanterías, no proteger el material de la humedad, etc…)
  • Los relacionados con las caídas en el mismo plano y en altura .(lugares resbaladizos, cargas o útiles en medio, falta de iluminación, suelos irregulares, alturas, etc…)
  • Los relacionados con el contacto eléctrico .(cables y conductores en mal estado, cajas dañadas, utilizar aparatos en mal estado, etc…)
  • Riesgos de incendio (sólidos y líquidos inflamables, presencia de focos de ignición, etc…).

    4. El desplazamiento:

  • Accidentes in itinere. son aquellos que el trabajador puede sufrir en el trayecto entre su domicilio y el lugar de trabajo (este debe ser un camino directo, sin paradas voluntarias pero si pequeñas interrupciones como sacar dinero, y debe ser el trayecto habitual).
  • Accidentes en Misión. son aquellos que se producen en “acto de servicio”, por ejemplo, cuando durante la jornada laboral tenemos que servir a un cliente fuera de la farmacia.

¿Cómo podemos prevenir cualquier tipo de accidente?

Son muchas las recomendaciones que debemos seguir para cada tipo de riesgo pero, las recomendaciones básicas a seguir son:

  1. Realizar una revisión anual del cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales
  2. Proporcionar formación en materia de prevención de riesgos a nuestro equipo
  3. Entregar los EPI’s correspondientes (batas, guantes, zapatillas, etc…)
  4. Ofrecer un reconocimiento médico anual a los trabajadores (no obligatorio para ellos)

¿Quién responde ante un accidente laboral en la farmacia?

Si el titular de la farmacia tiene su equipo laboral al corriente en sus obligaciones de cotización y afiliación, en caso de producirse un accidente laboral, los costes de la baja del personal irán a cargo de la mutua. En caso de no ser así, el obligado al pago será el propio titular de la oficina de farmacia.

¿Cuál es la forma de proceder ante un accidente laboral?

De estar ante un accidente laboral, el trabajador accidentado debe acudir a la mutua que la farmacia tenga concertada con el correspondiente volante de asistencia cumplimentado y firmado por el titular. A su vez, este último deberá realizar el correspondiente parte de accidente donde reseñará qué, cuándo, dónde, o de qué forma ha sucedido el siniestro.

Por el contrario, en caso de no considerarse accidente laboral el accidentado deberá visitar a su médico de cabecera, que le emitirá el correspondiente parte médico.

Recuerda, actuar de forma segura en todas las actividades de la vida debe constituirse en hábito. Fórmate e infórmate en materia de prevención de riesgos.

SONIA GARCÍA ÁLVAREZ-ACMFARMA,Expertos en Gestión de Oficinas de Farmcia




Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies